¿Cómo favorecer una autoestima sana en tu hijo?

autoestima sana en tu hijo

APÚNTATE A LA MASTERCLASS Y RECIBIRÁS COMO REGALO ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES

Con cierta frecuencia me suelen preguntar que hacer o  cómo favorecer la autoestima en los niños. Puede parecer una pregunta trivial o fácil de responder, pero créeme que es más complejo de lo que parece.

Y aunque pueda parecer una obviedad, no es lo mismo una autoestima cultivada dentro de una estructura familiar estable, donde se desarrolla un apego seguro y las necesidades del niño o la niña están cubiertas a un entorno donde las atenciones emocionales y de seguridad serian todo un privilegio que no se tiene.

Es importante entender que la autoestima se va adquiriendo a medida que nuestro hijo e hija se va relacionando con el entorno y con las figuras de apego, que en la mayor parte de las veces son sus padres o alguna persona de referencia.

Cuando hablamos de autoestima estamos haciendo referencia al sentimiento generalizado de valía que puede tener el menor, de carácter positivo o negativo y que se produce como resultado de las experiencias vitales. Se trata de ese autoconocimiento que ha adquiriendo de sus cualidades y de sus habilidades.

Y aunque pueda parecer que elogiar o destacar las cualidades y habilidades por doquier sean la solución, nada más lejos de la realidad. Aquí te dejo algunas pautas que te pueden ayudar a orientarte para que puedas desarrollar una autoestima sana en tu hijo.

Cuatro pautas para favorecer una autoestima sana en tu hijo.

Sé que es complicado, porque cuando vemos a nuestros hijos pequeños muchas veces no somos conscientes de la trascendencia que tienen las pautas que le vamos dando a edades tempranas. Una de las primeras cosas que tienes que plantearte es preguntarte en qué tipo de mujer o hombre quieres que se convierta tu hijo o hija. Esto te va ayudar a tomar una cierta perspectiva porque no se trata de colmarlo de caprichos y facilidades sino de educarles para que sean hombres y mujeres que sientan que pueden hacer frente a los desafíos con los que se van a encontrar en la vida.

1.- Tómatelo con calma: da un paso atrás.

Una de las cosas esenciales que debes comprender es que desarrollar una autoestima sana en tu hijo no es una cuestión de halagarlo y elogiarlo en exceso. De hecho erosiona la autoestima y perjudica la adquisición de competencias del niño o de la niña.  Se sabe que decirle a nuestros hijos de que son el mejor, el más inteligente o el más listo lo único que consigue es generarles unas expectativas poco realistas para el futuro y de alguna manera es un caldo de cultivo para las frustraciones en la etapa adulta.  Por otra parte, los niños comienzan a pensar que son perfectos todo el tiempo lo que les lleva a confundirse.

Lo esencial para el desarrollo de una autoestima sana en tu hijo es  ayudarlo a ser competente en el mundo, que vaya adquiriendo las habilidades necesarias para enfrentarse a los pequeños desafíos que serán los grandes retos del futuro.

Para ello debes de controlar tu impaciencia y comprender que tu hijo necesita un tiempo para hacer las cosas, enfrentarse a pequeños desafíos  y poder equivocarse. Es vital que comprendas que equivocarse o caerse, son parte del proceso de aprendizaje y rescatar constantemente a tu hijo con el fin de ayudarlo le está privando de lecciones que son muy importantes para su desarrollo.

2.- Deja que tu hijo corra riesgos saludables.

Dejar que vayan explorando el entorno, que investiguen desde edades tempranas es vital. Se trata de acompañarlos, vigilarlos en la distancia y ayudarlos cuando la situación lo requieras pero a la vez permitirles que exploren.

Imagina que quiere subir aun columpio. No se lo impidas, ponte cerca para evitar accidentes pero sin limitarle. Muchas veces, cuando estamos impidiendo que haga algo se debe a tu propio miedo y no a su falta de capacidad. Así, que estate cerca pero no intervengas salvo que sea justamente necesario. Evita a toda costa la sobreprotección.

Muchos padres están todo el rato intentando rescatar a sus hijos del fracaso, de la dificultad, básicamente por sus propios miedos y perfeccionismo pero lo cierto es que para generar confianza en el mundo, los niños deben arriesgarse, tomar decisiones y responsabilizarse de ellas.

3.- Dale a tu hijo e hija responsabilidades.

Muchos padres intentan facilitarles al máximo la vida a sus hijos, cayendo en el gran error de que no asuman responsabilidades. Pero esto, sólo habla de los padres, de su necesidad de control, perfeccionismo y de pensar que mejor que ellos no lo van hacer. ¡Gran error!

Hacer participes a los niños de pequeñas responsabilidades adaptadas a su edad les da un sentido de propósito y logro. No se trata de hacer algo a la perfección, sino de dejarles saber que el simple hecho de intentarlo es motivo de aprecio. Felicitarlos por las cosas que van haciendo bien y hacerles saber que con el tiempo mejorarán cada vez más. 

Por otra parte, tener pequeñas cosas que hacer y responsabilidades le otorga al niño la sensación de control sobre su vida, le ayuda a verse y a enfrentarse a esos pequeños desafíos. En definitiva, puede contribuir a que adquiera confianza y resiliencia. 

4.- Evita compararles, favorece el desarrollo de una autoestima sana de tu hijo.

Una de las cosas a tener en cuenta es que cada hijo e hija son únicos, tienen sus propias características de personalidad con sus cualidades y con sus limitaciones. Así que una de las cosas que te van ayudar es pensar que tu hijo o hija son únicos y como tal tendrás que aprender conocerles tal cómo son. 

Muchas veces los padres caen en el error, con el deseo de ayudar a sus hijos a mejorar, de compararles con otros niños, sobre todo con hermanos, con frases “fíjate en tu hermano”. Esto puede suscitar celos, envidias y rivalidades porque genera la percepción de que los padres tienen más preferencias por un hermano que por otro.  Además se corre el riesgo de dañar seriamente la autoestima generando falta de aceptación de sí mismo e inseguridad.

Llegados a este punto es esencial entender que no nacemos con un manual para ser padres. Lo cierto es que vamos aprendiendo poco a poco. Es todo un aprendizaje. Muchas veces la educación de nuestros hijos nos pone frente a nuestras limitaciones e inseguridades. Me decía una amiga: “Paula, desde que soy madre vivo todos los días con miedo, me siento insegura”.

Es vital ocuparte de ti, ya que para desarrollar una autoestima sana en tu hijo es importante que tengas en cuenta tu autocuidado emocional. Si como padre o madre tienes una autoestima baja o te sientes insegura/o, proyectarás en tus hijos tus miedos e inseguridades. Por ello, es esencial que hagas un trabajo personal para alcanzar ser el padre o la madre que deseas ser fuera de limitaciones.

CATEGORÍAS

La relación contigo mismo

La relación con la pareja

La relación con los demás

Gestión emocional

Desarrollo profesional

Educación positiva

Paula Cañeque

Psicóloga y coach

Especializada en Autoestima, Ansiedad, Inteligencia emocional, Pareja, Sexóloga y Dependencia Emocional.

Creadora del Programa Habla con Paula

Deja un comentario

APÚNTATE A LA MASTERCLASS Y RECIBIRÁS COMO REGALO ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES