Portada autocuidado

¿Por qué es tan importante el autocuidado para la salud?

Contenido del artículo:

Pero Paula, de qué me estás hablando ¡Autocuidado!, me decía una amiga

Y es que….

Vivimos en una sociedad marcada por las prisas, los horarios, yendo de un sitio para el otro, ocupándonos de la casa, los niños, el marido, los padres, el trabajo, leyendo el whatsapps de 45 grupos diferentes, haciendo horas extras, pendiente de las necesidades del entorno…Siempre con la sensación de que no llegamos, agotadas y cansadas y con ese maldito sentimiento de culpa de que no llegamos a ninguna parte. Sin tiempo para tomar contacto con nuestras necesidades y sin tiempo de darte un respiro.

¿Te sientes identificada?

Pues amiga mía, déjame decirte que estás teniendo un problema de autocuidado vital. Y cuando te digo vital, no lo digo porque sí, sino porque sé el impacto que causa en las personas. Lo veo a diario: falta de ánimo, desbordamiento, cansancio, agotamiento emocional, sobrecarga, estrés…

Hoy en día “ser mujer y no morir en el intento de las exigencias impuestas es todo un mérito”. Y es que, tenemos que aprender a parar, aprender a cuidarnos y dejar de tener como prioridad a los demás para así comenzar a cultivarnos en todos los sentidos.

Desde que nacemos, a las mujeres se nos impone patrones de cuidado hacia los demás, se nos regala la muñeca que tenemos que cuidar, peinar, vestir… de esta manera llevamos muy arraigado el papel de cuidadora y de organizadora del hogar… Nos volcamos en los demás.

Muchas veces, son situaciones vitales las que hacen que tomemos consciencia hasta qué punto nos estamos dando prioridad y busquemos un sentido a nuestra vida: Una enfermedad, una separación, la muerte de un familiar…

Y es cuando comenzamos a pensar en nosotras y a tener consciencia de que hemos descuidado nuestro autocuidado.

¿En qué consiste el autocuidado?

El autocuidado está muy lejos de la autocomplacencia o el egoísmo. Consiste en todas las acciones necesaria para cuidarse a uno mismo con el fin de estar sanos mental y físicamente. El autocuidado es parte de la respuesta a cómo nos tratamos y cómo nos damos prioridad para poder estar sanos.

La Organización Mundial de la Salud definición en 1998 el autocuidado como:

“El autocuidado es lo que las personas hacen por sí mismas para establecer y mantener la salud, y para prevenir y tratar las enfermedades. Es un concepto amplio que engloba la higiene (general y personal), la nutrición (tipo y calidad de los alimentos consumidos), el estilo de vida (actividades deportivas, ocio…), factores ambientes (condiciones de vida, hábitos sociales…) factores socioeconómicos (ingresos, creencias culturales…) y la automedicación”

OMS

En definitiva, el autocuidado abarca diferentes dimensiones y actividades con el fin de poder estar en un estado optimo. Estar conectado con nuestras necesidades, cuidarnos por dentro y por fuera es esencial para sentirnos pleno y realizados.

Además, tiene un componente muy alto en prevención, ya que una persona que se cuida estará más pendiente de llevar un estilo de vida sano. Aunque priorizar el autocuidado pueda parecer de sentido común, a menudo  lo postergamos o bien, no sabemos por donde comenzar.

Y es que comer sano, hacer deporte, gestionar nuestras emociones, cambiar de hábitos, tener un dialogo interno positivo, tener un propósito en nuestra vida, no es nada sencillo.

Si estás interesa en descubrirte y comenzar a cuidarte te recomiendo que te apuntes a nuestro próximo curso de autoestima “Cree en ti”.

Pero te preguntarás

¿Cuántos tipos de autocuidado existen?

Existen diferentes tipos de cuidados personales. Me gusta dividir el autocuidado en seis tiempos diferentes, ya que permite tomar mejor contacto tus necesidades.

Estas son el autocuidado físico, el autocuidado emocional, el autocuidado espiritual, el autocuidado intelectual, autocuidado social…

Autocuidado físico

Tiene que ver con el cuidado de nuestro cuerpo pero no necesariamente tiene que estar relacionado con el deporte aunque es un elemento a añadir. Implica cualquier actividad en la que te involucre para mejorar físicamente.

Algunas ideas:

  • Yoga
  • Comer más verduras y frutas.
  • Beber más agua.
  • Salir a caminar durante la hora del almuerzo.
  • Estar activo: Bailar, salir a correr, ir al gym, montar en bici
  • Dejar la azúcar
  • Cuidar tu aspecto
  • Hacer las revisiones médicas: dentista, internista, ginecólogo, oculista…
  • Tener tiempo para descasar
  • Respetar las horas de sueño
  • Evitar drogas

Autocuidado emocional

Consiste básicamente en tener una mayor estabilidad con nuestras emociones. Se trata de saber gestionarlas, ser más conscientes de los factores desencadenante y de los patrones de pensamiento y encontrar formas de superarlos, en lugar de suprimir o reprimir.  El autocuidado emocional te permite aprender más de ti misma, a tener más compasión y comprender qué función tienen para ti.

Algunas ideas

  • Escribe un diario de sentimientos que te ayuden a comprenderte mejor.
  • Practica estos ejercicios de autoestima.
  • Practica la atención plena y la meditación para estar más presente.
  • Establece límites: expresa un no cuando lo necesites
  • Fomenta tu creatividad lo puedes hacer a través de la pintura, escritura, cocina
  • Comienza con un diario de gratitud: Centrar en por lo que estás agradecido ayuda a tomar una mejor perspectiva de tu vida.
  • Trabaja tu diálogo interno, deja de culpabilizarte o de hablarte de forma negativa y cultiva un dialogo más comprensivo y positivo.

Autocuidado espiritual

Se trata de nutrir tu alma, de encontrar ese remanso de paz. Cultivar tu espiritualidad con lleva una mayor comprensión de la vida más allá de ti misma. Este autocuidado no tiene que estar relacionado con la religión, aunque muchas personas lo asocien.

Consiste en tener conexión con algo que te ayude a trascender y que le da un significado a tu vida. Te puede dar el valor de avanzar, de tener un propósito que te inspira y te proyecta.

Algunas ideas

  • Practica meditación
  • Pasar tiempo con la naturaleza: abraza un árbol, da un paseo por la orilla del mar, contempla un paisaje…
  • Reza
  • Escribe un diario de gratitud
  • Te un acto altruista

Autocuidado intelectual

Es un tipo de autocuidado que las personas normalmente no suelen practicar. Muchas veces se asocia a esfuerzo y pesadez, quizás porque la asociamos a los periodos de estudios y de exámenes.

Sin embargo, este autocuidado está relacionado con todo aquello que nos nutre y desafía nuestra mente. Se trata de ampliar tu conocimiento y de mantener la curiosidad activa.

Además, fomentar este autocuidado implica descubrir tus talentos, fortalezas e incluye algún aprendizaje nuevo.

Algunas ideas:

  • Leer libros que amplíen tu conocimiento.
  • Apuntarte algún curso de crecimiento personal
  • Sigue paso a paso los consejos de mi guía de crecimiento personal
  • Aprender un nuevo idioma
  • Ver un documental sobre algún tema
  • Leer algo diferente a lo que puedas controlar
  • Hacer rompecabezas o crucigramas
  • Mejorar tu escritura

Autocuidado social

Somos seres sociales. Sentir que conectamos con otra persona no hace sentir valiosos y no conforte un intercambio de visiones que nos alimentan personal y mentalmente. Cultivar el autocuidado social implica tener una red de apoyo de personas que confían y nutre nuestras relaciones.

Algunas ideas

  • Pasar tiempo con tus seres queridos.
  • Almorzar con alguna amiga o amigo.
  • Reconectar con viejos amigos o amigas que llevas tiempo sin saber nada de ellos.
  • Iniciar una conversación con desconocidos.
  • Abrirte a actividades de un grupo: practica el senderismo, estar en un club de lectura
  • Participa en debates

Autocuidado financiero

Está relacionado con la gestión entre tus gastos y tus ingresos. Está dimensión involucra cosas como ingresos, deudas, ahorro…Se trata de ese equilibrio entre la situación financiera actual y tus perspectivas de futuro.

Algunas ideas

  • Llevar un plan de ahorro.
  • Utilizar el método komoro
  • Tener un plan de jubilación
  • Tener un consumo responsable
  • Saber una diferencia entre el consumo y las necesidades.

¿Qué beneficios tiene el autocuidado?

Son varios los beneficios que podemos obtener cuando somos responsables con nuestro autocuidado:

1.- Nos ayuda a rendir mejor, reduce el estrés.

2.- Tienes mejor salud física.

3.- Ayuda a mantener una mayor confianza y autoestima.

4.- Nos permite ser más resilientes

5.- Estamos más presentes en el día a día.

6.- Previene de enfermedades como la depresión y la ansiedad.

7.- Fomenta la sensación de bienestar.

Se ha demostrado que el autocuidado reduce el estrés y hace que las personas se encuentren más satisfechas con sus vidas. Estos elementos son esenciales para la salud mental.

Ahora que sabe en qué consiste…cuéntame. ¿lo llevas acabo? Recuerda que si no te cuidas tú es difícil estar presente de verdad para otros. Aunque pienses que lleva tiempo, el autocuidado es una cuestión de hábitos sanos para ti mismo. Así que comienza desde hoy mismo.

DESCUBRE ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES.

DESCUBRE ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES.

Otro artículos de interés:

Colaboraciones:

DESCUBRE ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES.