Trastorno por atracón

 

El trastorno por atracón se conoce también con el nombre de  sobreingesta compulsiva y en inglés con las siglas BED (Binge-Eating Disorder). Actualmente,  se encuentra clasificado en el DSM-IV TR como un trastorno de la conducta alimentaria no especificado.

Se describió por primera vez en 1959 por el psiquiatra Albert Stunkard con el nombre de síndrome de alimentación nocturna conocido en inglés con las siglas ENE ( Night Eating Syndrome). El término de Trastorno por atracón fue acuñado para describir la misma conducta alimentaria compulsiva sin la connotación nocturna.

Este tipo de trastorno se caracteriza por episodios repetidos de atracones durante un periodo de tiempo, en donde la persona reconoce que tiene patrones de alimentación anómalos, generando una sensación de pérdida de control. Suelen ser personas que presentan niveles de sobrepeso moderados o graves. El deseo de ingerir alimentos de forma descontrolada puede en ocasiones superar las 6000 calorías diarias pero a diferencia de la bulimia no busca contrarrestar el atracón a través de vómitos. Las personas que sufren este tipo de trastorno se suelen sentir avergonzadas por su comportamiento, ocultándolo a su entorno y a médicos.  En España, el trastorno por atracón afecta entre un 2 a un 3 % de la población, sin que existan diferencias entre hombres y mujeres.

Los signos y síntomas que presentan las personas con trastorno por atracón son varios:

      Episodios recurrentes de atracones que suelen hacerse en secreto.

      Incapacidad para ejercer un control sobre el consumo de alimentos.

      Consumo de alimentos con alto contenido calórico y muy sabroso durante los atracones.

  Ingieren alimentos hasta sentirse físicamente incómodos y con náuseas, debido a la cantidad de alimentos consumidos.

      Experimentan una rápida ganancia de peso o incluso un inicio repentino de obesidad.

      Comen cuando están deprimidos, nerviosos o aburridos.

      Intentos repetidos de hacer dieta con el fin de perder peso

      Pensamientos autodespreciativos después de los episodios de voracidad  se sienten avergonzados.

Actualmente, se desconocen las causas del trastorno por atracón.  Se sabe que hay una conexión entre el trastorno de atracón y la depresión.  Casi la mitad de los pacientes que tienen trastorno por atracón tienen un historia de depresión. Suelen presentarse en personas que tienen grandes dificultades para afrontar el estrés o las dificultades de la vida que se caracteriza por una baja tolerancia a la frustración.

Me he encontrado con pacientes, con este tipo de trastorno que ante estados emocionales negativos les afecta el comportamiento alimentario. En muchos casos la sobreingesta es una conducta aprendida utilizada como un mecanismo para reducir la ansiedad. Los indicadores del hambre podrían ser confundidos con los indicadores de estados emocionales produciendo una ingesta inadecuada.

 Paula Cañeque-Psicóloga

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: