¿Puede tener TDAH un adulto?

TDAH-Adultos

Cuando hablamos de TDAH estamos hablando del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, de origen neurobiológico, que se caracteriza principalmente por un desarrollo inapropiado del nivel de atención, hiperactividad- impulsividad  que se suele dar antes de los 7 años.

Aunque desde sus inicios se definía como un trastorno crónico y eso implica que también está presente en la etapa adulta. Hasta los años 60 del siglo pasado no se escribe sobre el TDAH en adultos.

En consecuencia, la respuesta a la pregunta ¿Puede tener TDAH un adulto? es, rotundamente, sí. Otra cosa es que no se le haya diagnosticado hasta entonces, pero ha manifestado los síntomas desde su infancia (no olvidemos que los síntomas deben aparecer antes de los 7 años de edad) y eso le convierte en un adulto con TDAH.

Por consiguiente, un adulto que padece TDAH manifestará características de hiperactividad, déficit de atención e impulsividad. La manifestación del TDAH no son similares en niños que en adultos; podríamos decir que las características de base son las mismas pero que su manifestación ha sufrido modificaciones.

Es habitual que los adultos muestren menos síntomas de hiperactividad e impulsividad, pero no de desatención. De ahí, que sea más difícil de detectar ya que la hiperactividad e impulsividad son los síntomas más visibles y, por decirlo de algún modo, más ruidosos. Sin embargo, mostrar menos síntomas no implica que haya desaparecido la dificultad. Por ejemplo, el adulto con TDAH normalmente será capaz de permanecer sentado, pero necesitará estar involucrado en numerosas actividades durante el día. Y esto puede ser un indicativo de hiperactividad.

SI sospechas que puedes padecer tú u otro adulto TDAH, estaría bien que respondiera a la pregunta de ¿Cómo puedo saber que mi hijo padece TDAH? pero desde un punto de vista retrospectivo, es decir, como si se evaluara a ti mismo o al adulto en cuestión cuando era niño. También puede contar con la colaboración de algún familiar cercano que tenga información de primera mano acerca de cómo era usted durante la infancia.

Además también puede plantearse estas preguntas:

¿Le cuesta atender a detalles o comete errores por descuido en el trabajo?

¿Mueve repetidamente manos y/o pies o se retuerce mientras está sentado?

¿Le cuesta mantener la atención incluso en actividades de ocio?

¿A menudo no escucha cuando le hablan directamente?

¿A menudo se siente tranquilo e inquieto?

¿Le cuesta seguir instrucciones?

¿A menudo no termina exitosamente las tareas que inicia o los trabajos que le encomiendan?

¿Parece no poder participar en actividades de ocio que inducen a la calma?

¿A menudo se siente como “un motor en continua marcha”?

¿Le cuesta organizar y planificar tareas y actividades?

¿Le cuesta e, incluso, evita tareas que requieren un esfuerzo mental durante un periodo largo de tiempo?

¿Habla en exceso?

¿Suele perder cosas necesarias para realizar su tareas?

¿Suele contestar antes de que se le termine de formular la pregunta?

¿Se distrae con facilidad?

¿Suele sentirse impaciente cuando tiene que esperar por algo?

¿A menudo olvida sus responsabilidades diarias?

¿A menudo interrumpe o se entromete en lo que otros están haciendo?

Si su respuesta es sí a la mayoría de las preguntas realizadas, puede que se trate de un TDAH en la edad adulta. Sin embargo, un diagnóstico definitivo deberá correr a cargo de psicólogos  preparados al respecto.

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: