¿Cómo es un niño con TDAH durante la infancia?

Trastorno deficit de atención con hiperactividad

Existen una serie de características más o menos estables en el tiempo que caracterizarán a un niño que padece el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o TDAH en función de la edad. A grandes rasgos y sin olvidar que un diagnóstico serio de TDAH debe ser realizado por psicólogos capacitados para ello, veamos cuáles son dichas características.

Un niño con TDAH menor de un año a menudo presenta alteraciones importantes en el sueño: les cuesta dormirse, suelen dormir poco y generalmente se despiertan agitados y alterados. Además, se mueven de manera excesiva e, incluso, pueden empezar a caminar con ayuda antes de cumplir el año de edad. También tienden a rechazar cuidados como el aseo y la alimentación, presentando gran irritabilidad.

A partir del segundo año continúan los problemas de sueño y de alimentación. A la vez que siguen siendo muy inquietos, se muestran muy torpes a la hora de realizar movimientos, parece que no perciben el peligro, son incapaces de ver las consecuencias y tienden a sufrir accidentes. Suelen ser extremadamente caprichosos y no toleran un no por respuesta manifestando una baja tolerancia a la frustración. También muestran dificultades a la hora de aprender a hablar y expresarse.

Después de los tres años parece que no escuchan cuando se les habla. Se cansan con facilidad y, en consecuencia, no son capaces de mantenerse realizando una actividad el tiempo necesario, cambiando continuamente de actividad sin haber terminado la anterior.

De los cuatro años en adelante suelen tener problemas al relacionarse con otros niños, así como con los adultos. Comienzan los problemas de adaptación en la escuela y con el profesorado ya que suelen ser desobedientes, impulsivos y, en numerosos casos, agresivos; no acatan las normas y se oponen constantemente.

Hacia los seis años es cuando el trastorno se hace más evidente debido, principalmente, a la entrada en la educación primaria y las normas que en ella se establecen: les cuesta mucho mantenerse sentados, obedecer, prestar atención, controlar sus impulsos, seguir instrucciones… A esta edad comienzan los problemas graves de disciplina en la escuela y las dificultades de aprendizaje en lectura, escritura y matemáticas, debido principalmente a sus dificultades para mantener la atención. Hacia los 10 años se consolida el fracaso escolar. Además suelen ser niños rechazados por sus amigos y compañeros de clase.

A partir de los 7 años es cuando se puede realizar un diagnóstico certero de TDAH aunque haya toda una sintomatología previa. A esta edad, veremos si se trata de un TDAH o simplemente de un niño inquieto y despistado.

En importante entender que un diagnostico eficaz debe ser hecho por psicólogos especializados en la materia, así como tomar conciencia que este tipo de niños necesita una intervención continuada en el tiempo para dotales de la habilidades necesarias tanto en el ámbito escolar como en su dinámica diaria.

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: