¿Qué se entiende por Tolerancia?

tolerancia

Para hablar de la tolerancia tenemos que empezar por definirla. Se puede decir que es el respeto supremo por los demás, por su comportamiento, sus ideas, sus equivocaciones, sus diferenciaciones sexuales, sus actitudes… Parece muy fácil de definir, pero quizás sea más difícil de practicar.

Sobre todo, porque algunas personas no la practican con ellos mismos. Se podría decir que son exigentes en su vida y no se dan tregua en el día a día. Es un comportamiento muy doloroso internamente, aunque su cara externa es la de una persona con una coraza impenetrable que le protege de todo. Se trata de una imagen irreal. Esa impenetrabilidad es la causante de muchas de las frustraciones que llevan al individuo a estar mal consigo mismo. Hay que empezar por practicar la tolerancia personal.

Tras conseguir esa tolerancia con uno mismo, se pueden dar una serie de recomendaciones que nos ayudarán a ser tolerantes con los demás.

Para comenzar,  se tendrían que evitar los juicios y los prejuicios. Cada uno es como es, con sus bondades y maldades. Eso forma parte del individuo y debemos comprender que si todos tuviéramos un comportamiento uniforme sería más propio de un relato de Asimov que de la sociedad verdadera.

Hablar con los demás. Con todo aquel que sea “distinto”, esa comunicación tiende puentes al entendimiento y nos ayuda a saber por qué piensa, actúa, por qué vive de manera tan distinta a la nuestra. No por ser mayoría se está en posesión de la verdad. Hay alternativas. Ese diálogo se hará de manera abierta y comprensiva.

Ponerse en el lugar de los demás y preguntarnos qué haríamos si fuéramos esa otra persona. Hay personas a las que no les cuesta hacer ese ejercicio mental, pero otras parecen totalmente incapaces de conseguirlo. No es tan difícil: por ejemplo, aquellos que muestran actitudes xenófobas comprenderían mejor a los inmigrantes y su problemática si echaran la vista atrás y recordaran cuando sus padres, abuelos, tíos u otras personas de su entorno, no hace mucho tiempo, tuvieron que ser  inmigrantes en tierra ajena y cómo lo pasaron ante determinados comportamientos de los habitantes de ese país extraño.

No debemos temer los nuevos comportamientos. Habrá algunos que nos atraigan, costumbres que incluso adoptaremos sin perder nuestra identidad y otras que no tendríamos jamás. Eso es ser objetivo. Esa objetividad es la que también queremos que otras personas tengan con nosotros. Que nos respeten en el conjunto de nuestros estilos de vida. Hay que vivir y dejar vivir en armonía.

Hoy en día, gracias a los avances sociales conseguidos, nos resulta más fácil salir a conocer otros mundos, ver cómo vive la gente, sus creencias, costumbres, incluso su gastronomía. Es un ejercicio de apertura de mente muy efectivo. Nos damos cuenta de que no todo el mundo vive en nuestras creencias o en nuestras costumbres ¡y no pasa nada!

Resumiendo, la tolerancia no debería ser tan complicada de aplicar a nuestra vida diaria. Siguiendo los puntos anteriormente citados y tratados de forma individual, poco a poco, sin el concepto global de tolerancia (que parece tan difícil para algunos conseguir en el sentido más amplio) lograremos llegar a un  estado de respeto casi sin darnos cuenta.

 

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: