Dislexia

dislexiaSi nuestro hijo,  a pesar de ser inteligente y no tener ninguna discapacidad o trastorno emocional, presenta dificultades a la hora de aprender a leer, probablemente se trate de un caso de dislexia.

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje (TEA) que afecta concretamente al área de la lectura y que normalmente tienen consecuencias para el desarrollo de la escritura  o del cálculo.

Se desconocen certeramente sus causas pero sí se sabe que consiste en una dificultad para distinguir y manipular sonidos de palabras o sílabas que escuchan, en relacionar letras y sonidos que representan palabras, y en la pronunciación de palabras que no existen (pseudopalabras).

Las dificultades para aprender a leer se manifiestan en una lectura imprecisa y muy lenta. Además, tendrán problemas para comprender lo que leen, por lo que es muy probable que nuestro hijo obtenga bajas calificaciones en la escuela y que se genere un desinterés por las tareas escolares.

Es habitual que los niños con dislexia hayan tenido dificultades en el desarrollo del habla y el lenguaje. Por ejemplo, empiezan a hablar más tarde que lo que correspondería, tardan más en construir frases completas, se dirigen a los adultos con palabras sueltas…

Sin embargo, no todo retraso en el desarrollo y adquisición del lenguaje y del habla lleva a que nuestro hijo padezca dislexia, ya que en ocasiones dichos retrasos se resuelven sin mayor tipo de complicaciones (se trataría de un desarrollo madurativo más tardío). Por ello, No se puede diagnosticar dislexia hasta que nuestro hijo tienen una determinada edad. Generalmente, coincidirá con la edad de 6 o 7 años que es cuando en teoría el niño deberá haber adquirido habilidades básicas de lectura.

Entre los indicios que nos pueden llevar a sospechar que nuestro hijo en edad preescolar padece dislexia se encuentran los siguientes:

  • En la familia hay una o varias personas que ya han sido diagnosticadas con dislexia.
  • Un desarrollo del lenguaje más tardío al estipulado como normal.
  • Sin que nada que lo provoque explícitamente, tiene días muy buenos y otros muy malos.
  • Dificultades al recordar conjuntos de palabras y secuencias, como los colores, días de la semana, dedos de la mano…
  • Confusión a la hora de utilizar relaciones espaciales: alto-bajo, delante-detrás, cerca-lejos, dentro-fuera y derecha-izquierda
  • Dificultades para aprender rimas.
  • A menudo confunde palabras muy parecidas al pronunciarlas.
  • Presenta una mayor habilidad a la hora de utilizar juegos de bloques, legos, rompecabezas…

No obstante, debemos recordad que un diagnóstico fiable de dislexia no podrá ser completado hasta que nuestro hijo tenga a la menos 6 o siete años de edad, que es cuando se establece que estas habilidades deberían estar adquiridas. Por tanto, si nuestro hijo en edad preescolar presenta estos síntomas, deberemos permanecer atentos a si éstos persisten o se resuelven a su entrada en educación primaria.

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: