Cosas positivas en niños con TDAH

Niños con TDAH

En esta ocasión, me gustaría compartir con ustedes un artículo en el que podemos ver como las diferentes características que definen a un niño con TDAH pueden convertirse en valiosas virtudes.

Pasión

A menudo calificamos a los niños con TDAH como personas pasionales y viscerales, que parecen no pararse a pensar en su forma de actuar; y no vemos que la pasión es una poderosa energía que motiva a lograr aquello que deseamos. La clave está en favorecer que nuestro hijo canalice esa pasión que le caracteriza para perfeccionar aquello que ya hace bien o para mejorar lo que hace menos bien.

Creatividad

Mientras un niño con TDAH está distraído, se encuentra desconectado de aquello que, desde afuera, consideramos que debe atender. Sin embargo, es poco probable que su mente se encuentre en blanco. Por el contrario, es más que probable que esté sumergido en su imaginación, atendiendo a cosas que no responden a la lógica y la razón, explorando lo desconocido y construyendo lo imposible.

Dinamismo

Otra de las características que define el TDAH es la gran energía que poseen estas personas. Una persona dinámica llama la atención, le guste o no, por buenas y, más a menudo, por no tan buenas razones. Desafortunadamente, la gente dinámica puede parecer arrogante e insensible. Sin embargo, cuando hablamos de dinamismo, hablamos de cambio; y esto puede llegar a ser una cualidad extraordinaria.

Resiliencia

A grandes rasgos, podemos definir la resiliencia como la capacidad para hacer frente a las condiciones adversas. Para una persona con TDAH las condiciones adversas son: desconocer cuál es su problema, las actitudes hostiles que siente por parte de los demás, el sentimiento continuo de fracaso… Sin embargo, estas situaciones provocan inevitablemente aprendizajes y desarrollo de habilidades que, de otro modo, no habían sido posibles adquirir.

Alegría

Una de las características más destacables de los niños con TDAH es que son muy juguetones, guasones y traviesos. Sin embargo, a menudo esto se interpreta como indisciplina que debe ser corregida mediante castigos, limitando así su crecimiento emocional y restringiendo su capacidad para divertirse.

Dotes interpretativas

Partiendo del hecho que estos niños pasan la mayor parte del tiempo actuando para hacer frente a las múltiples situaciones que se les presentan en la escuela, el trabajo, entre sus iguales, etc., entenderemos que sean unos experimentados interpretadores. Por ejemplo, ante una reunión con gente nueva que les provoca nervios, se involucran con un estilo y humor que parece que están completamente a gusto. Utilizan, así, sus características creativas y dinámicas como herramientas para la improvisación en aras de conseguir sus objetivos.

Sobreesfuerzo

Uno de los rasgos sobre los que menos se hablar es el deseo de logro de un niño con TDAH. Su afán por hacer las cosas bien y tener éxito. El tratamiento, la consideración, la comprensión y la empatía puede favorecer sus logros. Suele pasar que observamos unas capacidades extraordinarias en estos niños, sobre todo para desempeños que son de su interés. Sin embargo, nos fijamos más aún en aquellos aspectos negativos sin darnos cuenta de que pueden haber formas de pensamiento y de percibir diferentes a las estipuladas como normal.

Imaginación

Otra de las características destacables es la capacidad imaginativa de estos niños. Son capaces de imaginar historias increíbles y describirlas al detalle, como si de una película se tratara.

Hiperfocalización

Su capacidad, casi obsesiva, para centrarse en aquellos que les interesa y les gusta es una de las grandes ventajas. Enseñarles a mantener esta capacidad bajo control puede ser el puente a la consecución de múltiples objetivos e ir incluso más allá de ellos.

Positivismo

Quizá no es una característica oficial de los niños con TDAH, pero lo que si es cierto es que ninguno de estos niños tiene éxito si no cuenta con el positivismo entre sus cualidades naturales. Recordemos que la forma en la que pensamos tiene el poder de cambiar nuestras vidas y los desafíos del TDAH, vistos con optimismo, pueden ayudarlos a mejorar extraordinariamente.

Inspirado en el artículo de Bryan L. Hutchison, autor del libro La lucha de un joven: una autobiografía y la brillante realidad del TDAH

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: