Miedo al miedo: Agorafobia

Tengo que reconocer que me encanta analizar etimológicamente las palabras. Me gusta saber su origen así como los detalles y cambios de su estructura, de esa forma puedo entender globalmente su significado.  Así que no puedo evitar analizar la palabra Agorafobia que significa miedo intenso a los espacios abiertos. Proviene del griego agora que significa asamblea, plaza pública, mercado y fobia que significa miedo.

Básicamente, la agorafobia se caracteriza por la ansiedad que la persona experimenta cuando se halla en una situación o lugar del que le resulta difícil escapar o, más frecuentemente,  cuando teme sufrir una crisis de angustia, ataque de pánico, y no contar con la ayuda necesaria para afrontarlo. La American Psychiatric Association ( APA ) define la agorafobia como el miedo a estar en lugares o situaciones de las cuales puede ser difícil o embarazoso escapar o en los cuales pueda no disponerse de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares a los del pánico.

La agorafobia suele relacionarse con trastornos de angustia (pánico) y no es raro que ambos trastornos sean comórbidos, es decir que se den a la vez. Entre los miedos que pueden experimentar están el miedo a desmayarse, a perder el control, volverse loco, hacer el ridículo, sufrir un infarto,  morirse, ahogarse, etc. No hay un patrón fijo, la crisis puede repetirse durante todos los días de una semana y luego desaparecer o tener una periocidad semanal.  Las sensaciones que suelen experimentar son taquicardia, sudor, calor, mareo, vértigo, dolor u opresión en el pecho, fatiga o cansancio, visión borrosa, dificultades para tragar, sensaciones extrañas en el estomago, piernas débiles, pérdida de sensibilidad, palidez etc.

No hay un perfil claro de personas propensas a sufrir agorafobia. Es algo que nos puede pasar a cualquiera, incluso a quien ni se imaginaba que podría sufrir una crisis de pánico.  Se sabe que los ataques de pánico y  la agorafobia comienza antes en personas que han presentado ansiedad por separación en la infancia, fobia escolar o miedos intensos. Otro dato a tener en cuenta es que suele darse más en mujeres que en hombres, dos terceras partes o más de las personas agorafobias son mujeres.

Debido al miedo intenso que suele experimentar las personas con agorafobia, estas suelen aislarse, evitan salir de sus casas, tienen necesidad de que la acompañen a todos lados. A largo plazo este sufrimiento prolongado hace que las consecuencias sean cada vez más negativas para la vida de la persona: incapacidad laboral, perdida de trabajo, aislamiento social y abandono de amistades, dificultades con la pareja,  baja autoestima, limitación para viajar, abundantes sentimientos de culpa, depresión. Es evidente que la gravedad va a depender del tipo de afrontamiento que realice la persona al problema, aunque la intervención psicológica es fundamental en estos casos.

Paula Cañeque- Psicóloga

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: