Los celos: una emoción autodestructiva

Celos

Se podría pensar que los celos forman parte exclusivamente del ámbito de la pareja, pero en realidad se pueden experimentar en todos las etapas de nuestra vida. Los celos nacen en la familia, en la escuela, en el trabajo. Se pueden tener celos de un hermano, de un novio, de un amigo, de un compañero, de cualquiera que uno piense que está robando parte del cariño o la atención que uno cree que le corresponde en exclusividad,  aunque los más frecuentes son los celos en la pareja.

Los celos constituyen un fenómeno complejo en el que intervienen procesos cognitivos, emocionales y motivacionales  que son activados ante la perspectiva de pérdida de la pareja. Lo cierto es que de una forma u otra, la mayor parte de las personas hemos experimentado celos en algún momento de nuestra vida. Dentro de ciertos límites, pueden constituir una muestra de preocupación o de interés hacia la pareja. Sin embargo, cuando  la persona inventa situaciones de rivalidad amorosa que no existen, entonces es cuando los celos se convierte en patológico. Se denomina celotipia.

Cuando una persona padece celotipia experimenta un sentimiento de malestar constante ante la idea o pensamiento de pérdida de la persona amada. Incluso la persona es consciente de no tener pruebas objetivas que justifiquen los celos, pero no puede evitar pensar en ello.  Entrando en comportamientos inadecuados: accede a su cuenta de email, registra su cartera, lo vigila, procura encontrar fallos e incluso puede experimentar actitudes violentas.

Hay tres ingredientes fundamentales dentro de los celos: el afán de posesión, la necesidad de una fidelidad y la sensación de desprestigio social de la infidelidad.

El mecanismo psicológico de los celos explica la persistencia de los mismos. Se trata de un sentimiento estable del que resulta muy difícil desprenderse de él. Cuando una persona experimenta un arrebato de celos siente un profundo malestar que puede ser una mezcla de irritación y de depresión que implica toda una serie de conductas de comprobación como desde llamadas de teléfonos, interrogatorios, revisión de sus cuentas personales… con el fin de reducir el malestar experimentado. De esta manera se reduce su malestar momentáneamente incorporando el repertorio de conductas de control al sujeto. De ahí su complejidad.

Los celos y toda su complejidad psicológica son hoy en día tratados por los psicólogos a través de una terapia personalidad con un resultado positivo que devuelve a la normalidad a quien lo sufre y a su pareja.

 


Celotipia: Celos patologicos por raulespert

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: