¿En qué consiste la evaluación de las altas capacidades?

Evaluación de las altas capacidades

Para la evaluación de las altas capacidades, lo primero que nos viene a la cabeza cuando nos hacemos esta pregunta son los test de inteligenciain. Estamos en lo cierto. La inteligencia es uno de los aspectos que debemos evaluar pero no es el único.

Cuando hablábamos de las características del niño con altas capacidades hacíamos mención a 4 aspectos fundamentales: la inteligencia, la creatividad, la personalidad y la aptitud académica. Pues bien, el diagnóstico de estos niños pasa por evaluar, en un primer momento, estos cuatros elementos.

Para evaluar la inteligencia aplicaremos, como bien hemos intuido, test de inteligencia. Una puntuación superior a la media, es decir, un coeficiente intelectual (CI) igual o superior a 130, se considera indicativo de altas capacidades. Sin embargo, la realización de un análisis riguroso requiere también la evaluación del resto de aspectos.

La creatividad también puede ser medida a través de test o pruebas estandarizadas y de la observación directa de las producciones del niños como por ejemplo los dibujos, trabajos manuales, producciones literarias… Hemos de tener en cuenta que, a menudo, la observación de este aspecto en el ámbito escolar resulta difícil, pues no suele haber mucho espacio para la creatividad en la escuela.

En el caso de la evaluación de la personalidad hemos de ir más allá de la identificación de las características que conforman la personalidad del niño con altas capacidades. Así, deberemos analizar aspectos como en qué medida y cómo se adapta en los diferentes ámbitos familiar, escolar y social; que grado de motivación  presenta a la hora de desarrollar diferentes tareas; la imagen y valoración de sí mismo; y, por último, su estilo de aprendizaje.

Para evaluar la aptitud académica deberemos evaluar los conocimientos que a nivel curricular posee el niño con altas capacidades. En el sistema educativo, se establecen una serie de contenidos para cada curso que los alumnos en general deberían aprender para superar dicho curso y pasar al siguiente. Es lo que se llama nivel de competencia curricular. Pues bien, los alumnos con altas capacidades suelen presentar niveles de competencia curricular por encima del que se les atribuye por edad. La evaluación de este aspecto resulta esencial desde el punto de vista de la respuesta educativa y las adaptaciones de la enseñanza que deben ser llevadas a cabo, ya que nos proporcionarán la información necesaria para determinar en qué áreas destaca el niño y qué medidas deberemos aplicar para que no desemboque en fracaso escolar.

La evaluación de las altas capacidades, lejos de ser simple, se torna una cuestión compleja que requerirá del manejo de múltiples datos acerca de una gran variedad de aspectos relacionados con las altas capacidades. Y esto no es otra cosa, que la base fundamental para una adecuada y eficaz intervención

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: