La enfermedad del alma: la depresión

la enfermedad del alma: la depresión

La enfermedad del Alma es como muchos denominan a la depresión y es que cuando una persona tiene una depresión se convierte en un esclavo de la desesperanza y una profunda tristeza inunda su vida.

La depresión es mucho más que “estar triste”, se trata de un trastorno emocional que implica cambios importantes en la forma de sentir, de pensar y de actuar. Más de 121 millones de personas en todo el mundo sufren depresión y solo una cuarta parte de ellos reciben el tratamiento necesario para salir de esa situación. La OMS estima que para el año 2020, la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo en todos los tramos de edad y para ambos sexos.

¿Cómo saber si tenemos una depresión?

 

La depresión está dentro de los trastornos del estado de ánimo porque tiene como característica principal una alteración del humor. Para considerar que una persona está deprimida tiene que experimentar al menos durante dos semana una perdida considerable de interés o de placer en actividades que antes consideraba agradables. Además, debe de presentar cuatro de estos síntomas: cambios de apetito o peso, del sueño y de la actividad psicomotora; falta de energía; sentimientos de infravaloración o culpa; dificultad para pensar; concentrarse o tomar decisiones y pensamientos recurrentes o ideas entorno a la muerte y planes o intentos suicidas. Estos síntomas deben mantenerse gran parte del día.

¿Por qué nos deprimimos?

 

Durante algún tiempo, se ha pensado que la depresión se producía por desajustes bioquímicos. Actualmente se sabe, con bastante respaldo científico, que cuando una persona se deprime es necesario que hayan cambios que sean percibidos por la persona como desagradables. La depresión puede ser producida por cambios vitales: la ruptura de la pareja, una enfermedad crónica, problemas o pérdida de trabajo, cambios de domicilio, la perdida de un familiar o por cualquier situación o acontecimiento en que la persona se vea privada de algo que considera importante en su vida.

Desde este punto de vista, la perdida de algo importante para la persona implicaría un período normal de tristeza, pero si no sabe afrontarla con eficacia, comenzaría a sentir cambios que implican modificaciones en el funcionamiento bioquímico del Sistema Nervioso Central. Estos cambios bioquímicos que se producen en el cerebro serían el resultado y no la causa de la depresión.

 

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: