El Juego Patológico

juego patologico

El juego es una actividad común e importante en el reino animal, ya que además de su carácter lúdico posibilita la socialización y el aprendizaje de distintas conductas y roles. A través del juego nos preparamos para la vida adulta. Además, es una actividad libre que permite a la persona recrear, exaltar o transfigurar estética o poéticamente la realidad, así como la pasión por la vida y la belleza.

En la cultura anglosajona se utilizan dos vocablos distintos: gambling donde se arriesga algo a cambio de la posibilidad de conseguir una ganancia y play, que es aquel juego que sólo persigue el entretenimiento.

El juego y las apuestas pueden ser una actividad lúdica que proporciona excitación y placer o pueden llegar a convertirse en un verdadero problema. En algunas personas el juego deja de ser una mera diversión y se transforma en una conducta dependiente, es cuando hablamos de jugadores patológicos.
El juego de azar se conoce desde el año 2000 a. de C  y ha estado presente en numerosas civilizaciones antiguas, egipcios, griegos, romanos, etc. y a pesar de que los problemas asociados a los juegos de azar han existido desde antiguo, no es hasta 1980 cuando la Asociación Americana de Psiquiatría lo incluye en el DSM-III ( APA). Las causas de este tardío “ descubrimiento” pueden ser muchas y variadas pero el principal de ellas tendría relación con el apoyo empresarial y estatal, que ha llevado a la proliferación desmesurada de estos juegos. Esto, junto con la crisis económica y el retroceso de los valores tradicionales, ha provocado que cada día más gente participe en este tipo de juegos.

¿Qué  es un jugado patológico?

El jugador patológico es aquella persona que fracasa progresiva y reiteradamente en su intento de resistir el impulso de jugar,  a pesar de que su implicación en el juego le provoque problemas en su vida personal, familiar y profesional.

La característica principal del jugador patológico es su comportamiento ante el juego que es desadaptado, persistente y recurrente, alterando la continuidad de su vida personal, familiar o profesional.

Psicológicamente, el juego de azar es un reto a la suerte, mediante el cual una persona proyecta sus esperanzas de cambiar mágicamente el futuro a su favor o al menos de experimentar el placer del triunfo contra el riesgo del fracaso a pesar del sufrimiento que conlleva la incertidumbre, un deseo de huida de la mediocridad  o monotonía.

Todo comienza de forma sencilla, al tratarse de juegos de azar, lógicamente, pocas veces se gana y una vez que la persona empieza a jugar en exceso, las pérdidas son cada vez mayores, de modo que el jugador se ve impulsado a seguir jugando y a recurrir a diversas estrategias del tipo: pedir dinero, empeñar objetos de valor, cometer desfalcos…) para poder ir haciendo frente a los gastos. Esto termina convirtiéndose en un círculo vicioso, donde la persona juega para hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el juego “ caza”. A esto se le añade el miedo que siente a ser descubierto, escondiendo de forma desesperada el problema. Las mentiras son frecuentes y esto, junto a las crecientes perdidas, deteriora las relaciones familiares. Convirtiéndose el Juego en lo más importante de su vida. A su lado,  las demás cosas carecen de atractivo,  y a ello le dedica gran parte de su tiempo. El jugador  patológico pasa gran parte de su tiempo pensado en el juego y en cómo obtener dinero para cubrir las deudas y seguir jugando. Se enfada con facilidad cuando se le contradice o se le interroga sobre el juego, y sus relaciones sociales se circunscriben cada vez más a la gente relacionada con esta actividad ( amigos del bingo,  amigos del bar….).  Suelen aparece sentimientos de culpa principalmente  después de sufrir una pérdida importante en el juego pero estos sentimientos son muchas veces acallados mediante excusas que se dan a sí mismos, como “ me recuperaré en la próxima jugada” pero en otras ocasiones terminan dando lugar a un estado de ánimo deprimido, que le puede llegar a ver el suicido como única salida.
Hay cuatro elementos que se suele dar en el juego patológico:

o    Pérdida de control.
o    Fuerte dependencia psicológica.
o    Pérdida de interés por otras actividades gratificantes.
o    Interferencia grave en la vida cotidiana.
o    Pensamientos irracionales en relación al premio

¿Qué criterios se tienen en cuenta para su diagnóstico?

Aunque en los actuales sistemas de clasificación diagnóstica se cataloga al juego patológico como un trastorno del control de los impulsos son cada vez más los autores que se inclinan a considerarlos una actividad adictiva por su paralelismo con otras adicciones como el alcoholismo.  Para recibir el diagnóstico, el individuo debe cumplir al menos cinco de los siguientes síntomas.

1.    Preocupación. El sujeto tiene pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego, ya sean presentes, pasadas o producto de la fantasía.
2.    Tolerancia. Como en el caso de la tolerancia a las drogas, el sujeto requiere apuestas mayores o más frecuentes para experimentar la misma emoción.
3.    Abstinencia. Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir el juego. Intentos repetidos sin éxito para controlar, reducir o parar el juego.
4.    Evasión. El sujeto juega para mejorar de su estado de ánimo o evadirse de los problemas. Se utiliza el juego como estrategia para escapar de problemas, o para mitigar un estado de ánimo deprimido o disfórico.
5.    Revancha. El sujeto intenta recuperar las pérdidas del juego con más juego.
6.    Mentiras. El sujeto intenta ocultar las cantidades destinadas al juego mintiendo a su familia, amigos o terapeutas.
7.    Pérdida del control. La persona ha intentado sin éxito reducir el juego.
8.    Actos ilegales. La persona ha violado la ley para obtener dinero para el juego o recuperar las pérdidas.
9.    Arriesgar relaciones significativas. La persona continúa jugando a pesar de que ello suponga arriesgar o perder una relación, empleo u otra oportunidad significativa.
10.    Recurso a ajenos. La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego.

¿ Se da por igual entre hombre y mujeres?

Aproximadamente un tercio de los individuos afectados de juego patológico son mujeres, si bien en distintas culturas y áreas geográficas el cociente entre sexo puede variar. Las que sufren este trastorno están más predispuestas a la depresión y juegan para escapar de su realidad. En los programas de tratamiento del juego patológico y suponen solamente un 2-4 % de la población de jugadores anónimo

¿ Cómo saber si el juego es algo lúdico o se está convirtiendo en patológico?

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: