El carrusel de las emociones: Trastorno Límite de la Personalidad

El carrusel de las emociones: Trastorno Límite de la Personalidad

“No hay una situación concreta que me permita saber cuándo voy a estallar. Cualquier cosa puede hacerme salta: una mirada, un comentario, una negativa. A veces estoy eufórica y cualquier cosa que me contradigan es porque se enfrentan a mí.  De pronto estoy tranquila con mis amigos  y de un momento a otro siento que  todo se vuelve irreal que hay algún motivo oculto, me siento irritada y extraña….”.

“En la pareja, si estoy tranquila y mis pensamientos me dicen que eres bueno para mí lo entrego todo. Sabré qué sientes, qué necesitas y te lo daré todo, serás el centro de mi vida…. Pero cualquier pequeño detalle me demostrará que no eres el ser especial que había creído, sino un monstruo dispuesto a hacerme pedazos. Entonces no te amaré sino te odiaré”

La principal características de los trastorno límite de la personalidad es su estado de inestabilidad  e intensidad de sus emociones. “Hoy te quiero, mañana de odio”,     “ahora es blanco, mañana negro”.  La mayor parte de las veces sus reacciones  explosivas no tienen nada que ver con la situación que están viviendo.  Todo se hace de forma extrema, no entienden el punto medio.  Son hipersensibles  a un estímulo por mínimo que pueda parecer, explotan sin un motivo aparente y enfocan su ira hacia la persona a la que se supone debe querer.

Tienen una tendencia a automutilarse infligiéndose cortes o provocando quemaduras y no siempre como castigo, sino para lograr cierto alivio y dar salida de esta manera a sus emociones. De esta forma, el comportamiento se vuelve problemático tanto para la persona como para su entorno: autolesiones, intentos de suicidio.

Las personas que padecen el trastorno límite de la personalidad necesitan sentirse conectadas con sus emociones: sentirse enamorados, queridos, sentir el sol, el aire, necesitan sentir la vida. Hacen las cosas de corazón y exigen que los demás se comporten de la misma forma. Necesitan estar vinculadas sentimentalmente a alguien de forma intensa. Sus relaciones se rigen por la pasión.  Lo entregan todo de forma activa y esperan ser correspondidas del mismo modo. Las relaciones prolongadas pueden resultar difíciles, ya que al entregar todo se creen merecedores de toda la atención hasta tal punto que cualquier pequeña desviación de lo que puedan considerar “perfecto” puede costar una gran disputa y la ruptura de la pareja.

La terapia con personas que padecen trastorno límite de la personalidad es uno de los retos más difíciles con el que se puede enfrentar un profesional.  La conducta autodestructiva que presentan estos pacientes como pueden ser autolesiones, abuso de  drogas o promiscuidad sin protección, unida a la posibilidad de suicidio, dificulta aún más la terapia.  Normalmente la terapia es duradera en el tiempo, y se puede combinar una terapia individual con terapia grupal. Lo fundamental en estos casos es el  vínculo que se pueda generar con el psicólogo,  así como contar con una importante experiencia en estos casos por parte del profesional.

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: