¿Cómo es un adolescente con TDAH?

TDAH

En anteriores post hemos hablado sobre las características de un niño con TDAH: dificultades a la hora de permanecer sentado y tranquilo, de atender y concentrarse, de aprender en materias como lenguaje y matemáticas, de relacionarse con amigos… La pregunta ahora sería: ¿Cómo identificar a un adolescente con TDAH?

Pues bien, durante la adolescencia parece haber una disminución de la hiperactividad si bien, siguen manifestándose las características de impulsividad y desatención. Esto implica que los problemas de comportamiento no sólo continúen sino que además aumenten, agravándose sobre todo su baja tolerancia a la frustración, las conductas desafiantes y su capacidad para prever las consecuencias que tienen sus actos Además, el fracaso escolar se hace más patentes puesto que mayores niveles educativos requieren entre otras cosas, mayores cuotas de atención por su parte.

Lo ideal sería que el TDAH se diagnosticara lo antes posible y como mucho a los siete u ocho años de edad. Sin embargo, existen casos en los que el diagnóstico se realiza durante la adolescencia. Cuando sospechamos que un adolescente padece TDAH podríamos plantearnos las siguientes preguntas:

¿Tiene un bajo rendimiento y no es debido a otros problemas como discapacidades intelectual o sensorial?

¿Le cuesta mucho encontrar tiempo para hacer sus tareas, no las planifica? 

¿Tiene dificultades para terminar las tareas que empieza?

¿Necesita la supervisión constante de un adulto para realizar sus tareas?

¿Cuándo no le sale una tarea, se enfada mucho y desiste rápidamente?

¿Le cuesta entender, se le olvidan o cuestiona a menudo las normas impuestas en la casa y la escuela?

¿Es extremadamente desobediente?

¿Discute muy a menudo con compañeros, amigos y adultos?

¿Manifiesta un rechazo total hacia la escuela?

¿Se comporta de forma impulsiva, dice cosas de las que se arrepiente?

¿Tiene cambios de humor muy rápidos?

¿Se muestra excesivamente inquieto o nervioso?

¿Mueve excesivamente manos, pies u objetos mientras permanece sentado?

¿Habla en exceso, muy rápido y a menudo, no se le entiende?

¿Es incapaz de seguir una conversación y cambia continuamente de tema?

¿Sin darse cuenta se mete en líos y niega su responsabilidad?

¿Normalmente otros niños lo rechazan?

¿En numerosas ocasiones ha protagonizado explosiones de ira?

Si ha contestado que sí a la mayoría de las preguntas y además, considera que esto ocurre con mucha frecuencia, puede que se encuentre ante un caso de TDAH en la adolescencia; sin embargo, no debemos olvidar que un diagnóstico de TDAH debe realizarse por psicólogos con formación en este tipo de trastornos.

Category: Product #: Regular price:$ (Sale ends ) Available from: Condition: Good ! Order now!
Reviewed by on. Rating: